LíderLife

DESCARGABLES

5 salsas caseras para darle sabor a tus asados

5 salsas caseras que para darle sabor a tus asados
Avatar del usuario Getty Images Unsplash+ En colaboración con Getty Images

Las reuniones con amigos y familiares alrededor de un buen asado son momentos que se disfrutan al máximo. Y para que esos momentos sean aún más especiales, nada mejor que acompañar la carne asada con unas deliciosas salsas caseras que potencien el sabor y la experiencia.

En este artículo, te compartiremos 5 salsas irresistibles que puedes preparar fácilmente en casa para convertir tus asados en un festín de sabores.

Salsas caseras para enriquecer tus asados

1. Chimichurri

Un clásico argentino que no puede faltar en ninguna parrillada. Esta salsa fresca y aromática, a base de perejil, ajo, aceite de oliva, vinagre y especias, es perfecta para acompañar carnes rojas, pollo, cerdo e incluso verduras.

Ingredientes:

  • 1 taza de perejil (sin tallos, picado y ligeramente compactado)
  • 4 dientes de ajo (finamente picados)
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de granos de pimienta (recién molidos)
  • 1/2 cucharadita de hojuelas de chile 
  • 1 cucharada de orégano seco (deshidratado)
  • 2 cucharadas de cebolla finamente picada)
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • 3/4 taza de vinagre
  • 3 cucharadas de jugo de limón (fresco)
  • 1/4 taza de agua

Preparación:

  1. Coloca todos los ingredientes en una licuadora o procesador de alimentos y pulse hasta que estén bien picados, pero no hechos puré.
  2. Puedes usar la salsa para cubrir carnes, aves, pescados, mariscos o verduras asados con esta salsa. Esta salsa también se puede usar para marinar.

2. Salsa de mango habanero

Un toque dulce, picante y tropical que sorprenderá a tus paladares. El mango aporta dulzura y cremosidad, mientras que el habanero le da un toque picante que te dejará con ganas de más. Ideal para acompañar tacos de carne asada, alitas de pollo o camarones.

Ingredientes:

  • 1 mango maduro
  • 2 chiles habaneros (o al gusto, dependiendo de tu tolerancia al picante)
  • 1/2 cebolla blanca
  • 1 diente de ajo
  • El jugo de 1/2 limón
  • 1 cucharada de vinagre blanco
  • 1/4 taza de cilantro fresco picado
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Pica finamente el mango, la cebolla, el ajo y el chile habanero. Retira las semillas y las venas del chile si deseas una salsa menos picante.
  2. Coloca todos los ingredientes picados en una licuadora o procesador de alimentos. Agrega el jugo de limón, el vinagre, el cilantro, la sal y la pimienta.
  3. Licúa hasta obtener una salsa con la consistencia deseada. Si prefieres una salsa más espesa, puedes agregar un poco de puré de mango o tomate. Si la prefieres más líquida, agrega un poco de agua o caldo de verduras.
  4. Prueba la salsa y ajusta la cantidad de sal, pimienta, limón o vinagre a tu gusto. Puedes agregar más chile habanero si deseas una salsa más picante.

3. Salsa verde mexicana

Un básico de las salsas caseras que nunca falla. Esta salsa a base de tomatillos, cilantro, cebolla, chile serrano y especias, es perfecta para acompañar carnes asadas, tacos, quesadillas y tostadas.

Ingredientes:

  • Tomatillos: 5-7 tomatillos, sin cáscara y enjuagados.
  • Cebolla blanca: 1/4 de cebolla blanca mediana, picada.
  • Cilantro: 1 taza de hojas de cilantro fresco, con todo y tallos.
  • Chile serrano: 2-3 chiles serranos (o al gusto, dependiendo de tu tolerancia al picante).
  • Ajo: 1 diente de ajo pelado.
  • Sal: 1/2 cucharadita de sal, o al gusto.

Preparación:

  1. Coloca los ingredientes en una olla y añade suficiente agua para cubrirlos. Después, hierve a fuego medio durante 5-7 minutos o hasta que los vegetales estén tiernos.
  2. Cuela los ingredientes y reserva ½ taza del agua de cocción. Coloca los ingredientes cocidos en la licuadora. Añade el cilantro, la sal y la pimienta.
  3. Licúa durante 30 segundos a 1 minuto, ajustando a la consistencia deseada. Si la mezcla está demasiado espesa, agrega un poco del agua reservada.
  4. Calienta el aceite en una cacerola a fuego medio durante 1 minuto. Finalmente, fríe la salsa durante 2-3 minutos o hasta que espese ligeramente.

4. Salsa barbacoa casera

Un sabor ahumado e intenso que conquistará a los amantes de las carnes ahumadas. Esta salsa se prepara con jitomates, cebolla, ajo, chiles secos, especias y un toque de humo líquido, ideal para acompañar costillas, brisket o pulled pork.

Ingredientes:

  • 1 taza de salsa de tomate Ketchup
  • ¼ taza de salsa worcestershire
  • 1/2 taza de de miel de abejas
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de pimienta de cayena
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de azúcar morena
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

  1. En una olla, derrite la mantequilla a fuego medio.
  2. Sofríe la cebolla y el ajo picados finamente hasta que se doren.
  3. Agrega todos los demás ingredientes a la olla. 
  4. Cocina a fuego medio durante 20 minutos, revisa y ajusta la sal según sea necesario.
  5. Tras 20 minutos, la salsa se habrá reducido un poco. Prueba la salsa y ajusta según tu preferencia: si la deseas más dulce, añade más miel; si la prefieres picante, añade pimienta de cayena.
  6. Si el sabor no es lo suficientemente concentrado, aumenta un poco el fuego y cocina por unos minutos más. Si el sabor es demasiado concentrado, suavízala con un poco de agua.
  7. Una vez lista, retira la salsa del fuego y deja reposar.

5. Salsa de yogurt con pepino y menta

Una salsa fresca y ligera, perfecta para los días calurosos. El yogurt aporta cremosidad, el pepino frescura y la menta un toque herbal que combina a la perfección con carnes asadas, pollo a la plancha o pescado.

Ingredientes:

  • 1/2 pepino mediano, pelado y rallado
  • 1 taza de yogur griego natural
  • 1/4 taza de hojas de menta fresca, picadas
  • 1 diente de ajo pequeño, picado finamente
  • El jugo de 1/2 limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación: 

  1. Pela el pepino y rállalo con un rallador grueso. Colócalo en un colador y presiona con una cuchara para eliminar el exceso de agua.
  2. En un tazón mediano, combina el pepino rallado, el yogur griego, la menta picada, el ajo picado, el jugo de limón, el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Revuelve bien hasta que todos los ingredientes estén integrados.
  3. Prueba la salsa y ajusta la cantidad de sal, pimienta, jugo de limón o aceite de oliva a tu gusto.
  4. Cubre el tazón con papel plástico y refrigera la salsa durante al menos 30 minutos antes de servirla. Esto permitirá que los sabores se mezclen y la salsa se enfríe.
Facebook
Twitter

También puedes leer...