LíderLife

Así es como mexicanizamos la rosca de reyes

La popular tradición de la rosca de reyes nos fue legada desde la Europa monárquica. Hace unos 300 años, durante el reinado de Luis XV en Francia, un panadero de la Corte quiso hacerle un regalo al rey: introdujo una joya en un roscón y se lo obsequió. El Delfín (como llamaban a Luis XV) quedó encantando con la sorpresa y puso en práctica esta costumbre entre la gente de la aristocracia, extendiéndose así la tradición por toda Europa. En España la tradición fue apropiada por el pueblo. La gente preparaba el roscón e introducía en él una sorpresa y un haba. Quien encontraba la sorpresa era “rey por un día” y quien hallara el haba tenía que pagar el roscón.

En México la tradición de partir la rosca con la familia y acompañarla con una taza de chocolate, ha tomado un sentido muy nuestro. Aquí las 5 aportaciones mexicanas:

1                                                    

Como lo dicta la tradición Ibérica, nuestra rosca de reyes está adornada con elementos que simbolizan una corona real; frutos secos, higos y acitrón. Aunque el roscón original francés es un pan de hojaldre relleno de pasta de almendras.

2

En la tradición española hay dos sorpresas dentro del roscón; un haba y un pequeño regalo. La inserción de niños dios es una adaptación totalmente mexicana. La tradición cristiana de esconder al muñequito en la rosca representa los días que Jesús tuvo que ser escondido y protegido de Herodes.

3

El roscón europeo está relleno de crema pastelera o queso, se prepara con nata y hay infinidad de estilos. En México la rosca está hecha a base de mantequilla y naranja, se adorna con frutos secos, biznaga o ate.

4

Los elementos de la rosca se han cristianizado en México. Actualmente se le atribuyen a las frutas secas los ornamentos de las coronas de los tres reyes magos, el azúcar como símbolo de la época del año (nieve) y la forma ovalada de la rosca como un principio sin fin; el amor de dios.

5

En la tradición mexicana la persona que encuentre al niño dios tendrá que encargarse de los preparativos para el día de la Candelaria.

Esta tradición tiene raíces prehispánicas; se celebraba el inicio del ciclo agrícola del maíz y se bendecían las mazorcas. De allí comer tamales y atole.

 

Actualmente en México se consumen al rededor de 4 millones de roscas el día de reyes, una tradición que beneficia en gran medida a los panaderos locales.

Facebook
Twitter

También puedes leer...