LíderLife

“Mereces lo que sueñas”. Enseñanzas de Gustavo Cerati

Foto: vía Facebook Gustavo Cerati

A casi 6 años de su muerte, Gustavo Adrián Cerati Clark sigue siendo recordado como uno de los más prolíficos, talentosos y exitosos músicos del rock en español, e incluso para muchos críticos, del rock en general.

Aún resuena Lago en el Cielo en la memoria de sus fans, la última canción que interpretó en vida el argentino en su presentación en Caracas Venezuela el 15 de mayo del 2010. Nadie se imaginaba que ese sería su último concierto.

Gustavo sufriría un accidente cerebrovascular isquémico, que lo haría permanecer en coma y bajo respiración mecánica durante cuatro años hasta ser desconectado por sus familiares el 04 de septiembre del 2014.

Tracción a Sangre

Adentrarse a la mente de un artista es una odisea donde pocos pueden abrirse paso entre tantas ideas. Gustavo era uno esos músicos que dejaba parte de sí en cada canción que componía.

Por mencionar algunos casos, Té para tres, canción alusiva al momento cuando su padre, Juan José les confiesa a su mamá y a él, tener una enfermedad terminal, o De Música Ligera, track que recibe su nombre de aquellas canciones que sus padres solían escuchar, y qué Cerati catalogó como de enamorados.

Lilian Clark, su madre, relata que antes de llegar a ser un icono de la música, Gustavo ensayaba horas y horas, noche tras noche. Ella le pedía que descansara, algo que Gustavo nunca hacía, seguía su sueño, le daba igual el destino, lo importante para él es que había iniciado el camino.

Cosas Imposibles

El argentino tuvo relaciones amorosas poco convencionales. Entre las que más destacan están la de Paola Antonucci, quien fuera ex novia de Charly Alberti, baterista de Soda Stéreo y estuviese presente en la realización del álbum Canción Animal (1990). Otro caso es el de la famosa modelo Cecilia Amenábar quien lo acompañó en la realización de su primer álbum como solista Amor Amarillo (1993). Y con quien concebiría dos hijos, Benito y Lisa. Se separaría de ella en el 2002.

Gustavo toma inspiración de otros músicos, ELO, Stereo Lab, Focus, el mismo Luis Alberto Spinetta y fusiona sus ideas junto con las ya existentes, no en vano, Magia, una de sus canciones, reza la frase “todo me sirve, nada se pierde, yo lo transformo”.

Era un fanático de los samples, tomaba pedazos de otras canciones y las hacía suyas, las escondía sutilmente en sus composiciones. En propias palabras, era un músico pero sobre todo amante de la música.

Fuerza Natural

Así como algunos de sus álbumes sufrieron reversiones, Gustavo estaba en constante cambio, probaba cosas nuevas y se aventuraba en sonidos que le permitiesen reconocer el aquí y el ahora, “necesito cambiar de forma, necesito buscar otras cosas, y la idea es convertirlo en una especie de vehículo hacia algo más fantasioso, hacia las fantasías, alejarnos un poquito de las realidades”.

La presencia de Dios es un hecho en la vida del músico argentino, pero ni el mismo sabe a qué Dios se refiere cuando lo menciona, “cuando pienso en Dios pienso en esa energía que se expresa a través de muchos signos, solamente hay que estar un poco atento pero yo por supuesto no tengo la llave de nada pero me doy cuenta de que cuando voy en contra de mi propia naturaleza cometo un error”.

La Costura de Dios, Lago en el Cielo, Dios nos Libre, Fuerza Natural, son canciones que citan constantemente esta idea del dios existente pero irreconocible, aquella fuerza que se siente pero no se ve.

Gustavo Cerati se libera través de su música, y confía en lo que hace. Músico, productor, actor, hijo, padre, esposo, múltiples facetas tuvo en su vida, y en todas tuvo algo que aprender. Mereces lo que sueñas, siempre resaltó ese mensaje en sus canciones.

Facebook
Twitter

También puedes leer...