LíderLife

Procesión del Silencio: Origen de un legado sevillano en SLP

Procesión del Silencio: ¿Cuál es su historia en SLP?
Foto: David Tottto via Wikimedia Commons

Durante la Semana Santa, San Luis Potosí se convierte en escenario de una de las manifestaciones más profundas de la religiosidad popular en México: la Procesión del Silencio

Este evento, que se arraigó en 1953, atrae a dos mil 500 participantes y congrega a más de 80 mil espectadores, convirtiéndose en una de las ceremonias más emblemáticas de la región.

La Procesión del Silencio de San Luis Potosí es única en su especie al conmemorar las catorce estaciones del Vía Crucis, así como los cinco Misterios Dolorosos del Santo Rosario.

Historia de la Procesión del Silencio

Inspirada en las tradicionales celebraciones de la Semana Santa sevillana del siglo XVI, San Luis Potosí adoptó esta conmovedora tradición en 1953, motivada por la devoción hacia la Virgen de la Soledad, promovida por la Orden Carmelita y la comunidad taurina de la capital potosina.

Desde 1966, la asociación Tradiciones Potosinas AC ha jugado un papel crucial en preservar y organizar este evento. En 2013, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de San Luis Potosí.

Guadalupe Romo: Artífice detrás del alma de la Procesión del Silencio

La Procesión del Silencio no sería el mismo sin la entrega y el trabajo de Guadalupe Romo, fundadora de Tradiciones Potosinas AC y la mayor promotora de este evento religioso.

Romo, junto a toreros y padres carmelitas potosinos, organizó la primera Procesión del Silencio, equiparable a las de Sevilla, donde cofradías y hermandades sacan de los templos imágenes religiosas para recorrer las calles de la ciudad.

Sn embargo, la adaptación potosina cuenta con una identidad que conjuga mestizaje mexicano y religiosidad

Guadalupe Romo

De acuerdo a Guadalupe Romo, la relevancia de esta celebración no radica sólo en el patrocinio de la Iglesia o de las autoridades de la ciudad: su transmisión de generación en generación forma parte de la idiosincrasia de las familias potosinas.

La esencia de la procesión potosina

Cada Viernes Santo, al caer la noche a las 8:00 PM, el Templo del Carmen abre sus puertas para dar inicio a este solemne recorrido.

Foto: David Tottto via Wikimedia Commons

Antes de comenzar, el pregón marca el inicio oficial de la procesión, donde participan desde charros, que caminan o montan a caballo con el sombrero en mano en señal de duelo, hasta las “damas de luto” vestidas con los rebozos tradicionales de Santa María del Río, acompañados por más de 30 cofradías.

Las esculturas a escala humana, que representan diversas escenas de la Pasión de Cristo y cargadas en andas, son uno de los elementos más destacados, junto con la participación activa de más de dos mil personas. 

A lo largo del recorrido se realizan paradas estratégicas donde se interpretan saetas, cantos intensos que buscan conmover y compartir el profundo sentimiento de dolor característico de esta noche de reflexión.

Facebook
Twitter

También puedes leer...