LíderLife

DESCARGABLES

Técnicas y trucos para lograr el asado perfecto

técnicas y trucos para asado perfecto. Edson Saldana vía Unsplash.
técnicas y trucos para asado perfecto. Edson Saldana vía Unsplash.

Convertirse en un maestro del asado no es una tarea titánica, solo requiere algunos secretos que te convertirán en el héroe de las brasas. Toma nota de estos consejos y prepárate para conquistar paladares.

Encendido del Carbón: Soluciones Efectivas

Encender el carbón puede ser un desafío, pero con los trucos adecuados, puedes hacerlo de manera rápida y eficiente. Aquí te presentamos algunas técnicas para encender el carbón sin complicaciones.

Método del Chimney Starter

Una de las formas más efectivas de encender el carbón es utilizando un chimney starter. Este accesorio permite encender el carbón de manera uniforme y rápida. Llena el chimney con carbón, coloca papel de periódico arrugado en la parte inferior y enciéndelo. En unos 15-20 minutos, el carbón estará encendido y listo para verter en la parrilla.

Uso de Líquido para Encender

Si prefieres usar líquido para encender, asegúrate de hacerlo con precaución. Coloca el carbón en una pirámide y rocía con el líquido, dejándolo absorber por unos minutos antes de encender. Evita agregar más líquido una vez que el fuego esté encendido, ya que puede ser peligroso.

Encendedores Naturales

Para una opción más ecológica, utiliza encendedores naturales hechos de virutas de madera y cera. Colócalos entre el carbón y enciéndelos. Estos encendedores son efectivos y no afectan el sabor de la comida.

Técnica del Papel de Periódico y Aceite

Si no tienes un chimney starter ni encendedores naturales, puedes usar una técnica casera con papel de periódico y aceite. Arruga varias hojas de periódico y rocía ligeramente con aceite vegetal. Coloca el papel en el centro del carbón en forma de pirámide y enciéndelo. El aceite ayudará a que el papel arda más tiempo, facilitando el encendido del carbón.

Ventilación Adecuada

Asegúrate de que tu parrilla tenga buena ventilación. Abre las ventilas inferiores y superiores para permitir que el oxígeno fluya, ayudando a que el carbón se encienda más rápido. Si es necesario, usa un abanico o un secador de pelo para avivar las brasas.

Mantenimiento de las Brasas

Una vez que el carbón esté encendido, distribúyelo de manera uniforme en la parrilla y espera a que las brasas se vuelvan de un color gris blanquecino, indicando que están listas para cocinar. Mantén las ventilas abiertas para mantener un flujo constante de oxígeno.

Selección del Corte Ideal

Lograr un asado perfecto comienza con la elección del corte adecuado. Opta por piezas con buen marmoleo, como el ribeye o el t-bone, para asegurar jugosidad y sabor. Evita cortes demasiado magros que pueden secarse fácilmente durante la cocción.

Preparación de la Carne

Antes de asar, es esencial que la carne alcance la temperatura ambiente. Sacarla del refrigerador al menos una hora antes facilita una cocción uniforme. Sazonar generosamente con sal gruesa y pimienta fresca molida realzará los sabores naturales de la carne.

La Parrilla Perfecta

Asegúrate de que la parrilla esté bien caliente antes de colocar la carne. Un buen truco es mantener una mano a unos centímetros de la parrilla: si no aguantas más de dos segundos, está lista. Una parrilla bien caliente asegura un sellado perfecto, creando una costra deliciosa que conservará los jugos.

Técnicas de Sellado

Para un sellado perfecto, deja la carne sin moverla durante los primeros minutos. Después de sellar ambos lados, baja la temperatura o mueve la carne a una zona menos caliente para que termine de cocinarse lentamente. Usa un termómetro de carne para alcanzar el punto deseado: 55°C para término medio, 60°C para tres cuartos y 70°C para bien cocido.

Marinadas y Rubs

Incorpora técnicas como el uso de marinadas o rubs para aportar un extra de sabor. Las marinadas a base de cítricos y hierbas frescas son ideales para cortes más delgados, mientras que los rubs secos funcionan mejor con cortes gruesos y robustos. Experimenta con maderas aromáticas como el nogal o el manzano para ahumar la carne, añadiendo un toque único a tu asado.

Herramientas Esenciales

Mantén siempre a la mano herramientas esenciales para un asado: pinzas largas, espátulas y un buen par de guantes resistentes al calor. Estas herramientas te ayudarán a manejar la carne con precisión y seguridad, evitando quemaduras y asegurando un asado perfecto.

Control de la Temperatura en la Parrilla

Controlar la temperatura de la parrilla es crucial para lograr un asado perfecto. Aquí te presentamos una serie de hacks para mantener la temperatura adecuada y cocinar tus cortes a la perfección.

Zonas de Calor Directo e Indirecto

Crea zonas de calor directo e indirecto en tu parrilla. Coloca más carbón en un lado para tener una zona de calor alto (directo) y menos carbón en el otro lado para una zona de calor bajo (indirecto). Esto te permite sellar la carne a alta temperatura y luego moverla a la zona de calor indirecto para terminar la cocción sin quemarla.

Termómetro de Parrilla

Invierte en un buen termómetro de parrilla para monitorear la temperatura interna. Coloca el termómetro cerca de la rejilla para obtener una lectura precisa de la temperatura donde se está cocinando la carne. Esto te ayuda a mantener un control constante sin abrir la tapa y perder calor.

Control de Ventilas

Las ventilas de la parrilla son tus aliadas para controlar el flujo de aire y, por ende, la temperatura. Abre las ventilas inferiores y superiores para aumentar la temperatura y ciérralas parcialmente para reducirla. Aprende a ajustar las ventilas para mantener la parrilla en el rango de temperatura deseado.

Termómetro de Carne

Usa un termómetro de carne para asegurarte de que tu corte esté cocido a la perfección. Inserta el termómetro en la parte más gruesa del corte sin tocar hueso para obtener una lectura precisa. Conoce las temperaturas ideales: 55°C para término medio, 60°C para tres cuartos y 70°C para bien cocido.

Técnica de la Mano

Un truco sencillo para medir la temperatura de la parrilla es usar tu mano. Coloca tu mano a unos 12 cm por encima de la parrilla y cuenta los segundos que puedes mantenerla ahí antes de que se vuelva demasiado caliente: 2-3 segundos para alta temperatura (calor directo), 4-5 segundos para temperatura media (calor indirecto) y 6-7 segundos para baja temperatura.

Ajuste del Carbón

Si notas que la temperatura está bajando, agrega más carbón encendido en la zona de calor alto. Usa un chimney starter para tener carbón encendido listo para agregar sin interrumpir la cocción. Mantén siempre una reserva de carbón encendido para ajustar rápidamente la temperatura.

Uso de Maderas Aromáticas

Añadir maderas aromáticas como el nogal, el manzano o el roble puede aportar un sabor único a la carne y también ayuda a controlar la temperatura. Coloca pequeños trozos de madera en las brasas para mantener una temperatura constante y añadir un toque ahumado a tu asado.

Mantener la Tapa Cerrada

Mantén la tapa de la parrilla cerrada tanto como sea posible para conservar el calor y cocinar la carne de manera uniforme. Abre la tapa solo para mover la carne o verificar la temperatura, y cierra rápidamente para evitar pérdidas de calor.

Planificación y Paciencia

La clave del control de la temperatura es la planificación y la paciencia. No te apresures y permite que la parrilla alcance la temperatura adecuada antes de colocar la carne. Una cocción lenta y constante produce los mejores resultados.

El Reposo de la Carne

El reposo es una técnica clave para lograr un asado perfecto. Deja la carne descansar unos 5 a 10 minutos después de retirarla de la parrilla; esto permite que los jugos se redistribuyan, asegurando cada bocado jugoso y sabroso

Facebook
Twitter

También puedes leer...